Blog

Un chalet de montaña de estilo nórdico

Cuando tenemos una obra nueva entre manos no podemos resistirnos a darle nuestro toque personal. En esta ocasión, consistió en crear un ambiente hogareño con un estilo nórdico. Quisimos crear un ambiente funcional, moderno y atractivo, de aspecto limpio y ordenado, pero con el toque rústico que nos caracteriza cada vez que nos enfrentamos a una reforma de una casa de montaña.

Comedor con motivos de esquiadores

En el salón comedor jugamos con el contraste de ladrillo cara vista con la pared. Una opción que nos servía perfecta para poder dividir visualmente los dos espacios. Tal como vemos en la siguiente imagen, el ladrillo a la vista aparece, precisamente, donde termina el comedor y empieza el salón.

Todo ello con un contraste de color rojo y alfombra de piel en el suelo. ¿Qué mejor que sentarte en un sofá de pelo o pisar una alfombra de pelo para sentirte en plena montaña? En este caso hemos elegido piel de vaca, un blanco y negro que contrasta a la perfección con el rojo nórdico de las paredes.

Ático
Ático

En esta reforma los dueños nos pidieron ampliar la casa con este precioso ático donde también incluimos un baño. En él quisimos jugar con una imitación de pilares industriales de acero oxidado que juegan a la perfección con el rústico del suelo y paredes. Además, también pusimos unas literas a medida con armarios adosados a las literas. Todo bicolor.

Bodega

El último de los rincones que nos enamoró (y esperamos que también a vosotros) es esta zona de bar-bodega, donde hemos vuelto a juga con el ladrillo cara vista pero con el contraste de butacas de madera. ¿Os gusta?

¿Te ha gustado? ¡Comparte!

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Otras entradas